Entretenimiento

Vi «Las chicas Gilmore» 20 años después y esto fue lo que aprendí

las chicas gilmore
Compartir esta entrada...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Muchas tardes de fin de semana se repite en el salón de mi casa la misma secuencia. Nos sentamos en el sofá, frente a la televisión, mando a distancia en la mano y, por supuesto, con la incertidumbre de no saber qué poner. La oferta es cada vez más grande y el tiempo apremia. Por eso, volver a los clásicos siempre es una buena idea. Y así es como llegamos a Las chicas Gilmore.

Netflix es la encargada de salvar en mi hogar las largas tardes de domingo, como supongo que también sucede en el resto de lugares. Una serie fácil, sencilla y entrañable, como es el caso, puede ser una gran idea para esos ratos muertos en los que no sabemos qué ver. Y puedo decir que introducirme en el mundo de Stars Hollow fue más que una buena decisión.

Hace tiempo, leyendo un artículo sobre recomendaciones de series, ya vi que Las chicas Gilmore era todo un clásico que podría encajar con mis gustos. Sí, hace 20 años desde su estreno, pero sus personajes, historias y situaciones permanecen igual de vivos que siempre.

TE PUEDE INTERESAR: «Mi última noche con Sara»: Un homenaje a Sara Montiel

Las chicas Gilmore o una sinergia perfecta entre madre e hija

Las relaciones familiares no siempre son sencillas. La familia no se elige y eso es algo que vemos bien reflejado en Las chicas Gilmore. Una de las uniones que destaca, y sobre la que versa toda la serie, es la que existe entre Lorelai y Rory, las dos protagonistas absolutas de la ficción.

La primera tuvo a su hija, ahora adolescente, con tan solo 16 años. A pesar de haber sido una madre joven, que tuvo que escapar de una familia demasiado estricta y de innumerables presiones sociales, vemos cómo ha sabido educar a una joven Rory que está casi lista para introducirse en el mundo de los adultos y que considera a su madre como algo más que su heroína.

Por otra parte, es fácil también identificarse con la joven Rory, sin importar la edad que tengas. Aunque es cierto que no deja de ser una adolescente, y sus problemas no siempre parecen los más importantes, podemos decir que es uno de los personajes más maduros. Crecer con una madre joven, por la que se siente apoyada y que lo da todo por ella la ha ayudado a saber siempre lo que quiere.

las chicas gilmore madre hija
Las chicas Gilmore (WB) Temporada 1, 2000-2001 | Alexis Bledel (como Rory Gilmore), Lauren Graham (como Lorelai Gilmore)

La trama familiar es fresca, actual y sencilla de entender

Tanto a la madre como a la hija las entendemos a la perfección desde el primer momento. Sin embargo, conforme vamos adentrándonos un poco más en la historia familiar, al principio no se hace tan sencillo empatizar con el resto de la familia, que vuelve a las vidas de las protagonistas después de años distanciados.

Los abuelos de Rory son personas rectas, clásicas, disciplinadas y algo cerradas de mente. Con Lorelai no lo hicieron nada bien, y ahora pretenden cambiar eso con su nieta. A pesar de la frialdad que muestran en un principio, sobre todo Emily, la abuela, pronto podemos ver que, en el fondo, los dos están muy arrepentidos por el trato que le dieron a su hija.

Aunque ninguno de los dos sepa demostrarlo, tampoco es difícil de todo empatizar con ellos. Uno de los aprendizajes que podemos sacar, no obstante, es que la comunicación debe ser la clave a la hora de establecer relaciones familiares sanas. Esto lo vemos, por ejemplo, a través de la unión entre Lorelai y su hija.

El día a día en Stars Hollow nos enseña la importancia de la comunidad

Nada mejor para contar una historia que recrear todo un pueblo donde esta se pueda asentar. Stars Hollow, desde el primer momento que aparece en la pantalla, nos hace vibrar. Un cenador en la plaza del pueblo, la iglesia cristiana que también se convierte en ortodoxa, el Café de Luke, el ballet de Miss Patty, el alcalde Taylor y sus locuras…

Si algo nos enseña Stars Hollow es que, la comunidad que permanece unida, consigue grandes cosas. El pueblo de Las chicas Gilmore nos aporta paz, tan necesaria en esta época convulsa. De hecho, las discusiones brillan por su ausencia y, en los momentos en que aparece algo de tensión entre Luke y Taylor, por ejemplo, esta resulta incluso cómica.

La historia de las chicas no podría contarse sin Stars Hollow, porque el pueblo es parte principal de su historia. Simboliza la vida de Rory, así como la nueva vida de Lorelai. Es el lugar donde ambas han conseguido alcanzar la felicidad. Y, en todo ello, han tomado parte los personajes más representativos del mismo.

stars hollow
Supermercado Doose’s, en Stars Hollow, el pueblo ficticio de Las chicas Gilmore

No importa cuánto tardes, Las chicas Gilmore nos enseñan a conseguir nuestros sueños

Las chicas Gilmore es la historia de una vida. Podemos decir que nos enseña a luchar, a desvivirnos por nuestros sueños para conseguirlos. Rory quiere con todas sus fuerzas ser periodista, recorrer el mundo y, para ello, tiene que entrar en una buena universidad. Por su parte, Lorelai tampoco ha dejado de soñar.

Aunque se mudó a Stars Hollow siendo tan solo una adolescente, ha conseguido sacar a su hija adelante, construir un hogar y formar parte de la comunidad. Llega un punto en el que ser directora de uno de los hoteles más encantadores del pueblo se le queda pequeño: ella desea ser dueña de su propio hostal. Y para ello tiene que luchar.

Las protagonistas nos animan, gracias a su historia, a trabajar duro para conseguir aquello que deseamos con todas nuestras fuerzas. Es una serie distendida, a la que te enganchas sin apenas darte cuenta, y con la que terminas cada episodio habiendo aprendido algo nuevo.

El amor como sentimiento con el que convivir y no por lo que desvivirse

No podemos negar que el amor también forma parte de Las chicas Gilmore porque, de lo contrario, esta no podría ser la historia de una vida. Vemos el amor reflejado en todas y cada una de sus facetas, empezando por el que se profesan las dos protagonistas a través de un lazo madre-hija muy difícil de romper.

Lo vemos también en los actos de Emily y Richard, que siempre buscan hacer lo más acertado aunque las cosas no suelan salir como ellos piensan. Vemos el amor de Rory hacia su padre, a pesar de que este no está todo lo presente en su vida que a ella le gustaría. Y, por supuesto, también vemos esa parte de amor romántico que tanto engancha.

Lorelai es una mujer guapa, joven e independiente. Por ello, no nos extraña que le salgan decenas de pretendientes. Rory, por su parte, está empezando a experimentar en esto del amor. Y justo esas formas opuestas de ver el mismo sentimiento es lo que nos ayuda a aprender sobre él tengamos la edad que tengamos. Ambas se enamoran, a ambas les rompen el corazón. Sin embargo, las dos saben demostrar que el amor puede complementarlas, pero en ningún caso completar ningún hueco de una vida que se han labrado por sí mismas.

En definitiva, de Las chicas Gilmore podemos sacar cientos de anécdotas y aprendizajes, analizar miles de pequeños detalles. Se trata de una ficción que llega al corazón y por la que no extraña que los fans pidieran a gritos nuevas dosis de sus chicas favoritas.

Compartir esta entrada...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Encarni Ortiz.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  www.one.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies? para mejorar la experiencia del usuario. Pulsa aceptar para seguir navegando o échale un vistazo a la Política de cookies.    Ver
Privacidad