8 razones para viajar cuando eres joven

viajar joven

Nos encanta viajar. Hay que viajar mayor, viajar de pequeño, viajar joven… Sobre todo en esta etapa. Porque sí. Porque no cuesta menos hacer cualquier cosa. Porque tenemos energía, ganas, sueños. Porque nos queremos comer el mundo.

Viajar siendo joven es como una etapa de conquista. De descubrir nuevos mundos a la vez que nos conocemos a nosotros mismos. Porque no tendremos tanto dinero como cuando seamos adultos del todo, pero no por ello vamos a disfrutar menos. ¡Descubre 8 potentes razones para dar uno de los pasos más importantes de tu vida!

🐱TE PUEDE INTERESAR: Estos son los accesorios que deberías llevar en tu próximo viaje

1. Viajar joven abre la mente

Viajar abre la mente a cualquier edad. Pero cuando se es joven, nos ayuda a evolucionar como personas. A adquirir culturas. A ver con nuestros propios ojos cómo es en realidad el mundo.

Ahora tenemos todo al alcance de la mano. Por mucho menos dinero que antes, podemos disfrutar de diversos destinos e impregnarnos de diferentes culturas opuestas a la nuestra. Esto nos ayuda a desarrollarnos, a crear pensamientos nuevos, y a hablar con propiedad.

Cuando somos jóvenes, tenemos más ganas de conocer, de disfrutar, y aprendemos con mayor facilidad. Por ello, es una de las mejores épocas para descubrir nuevos destinos, incluso quedarnos en ellos. Empaparnos de todo lo que podamos para enriquecernos tanto cultural como personalmente.

2. Te crearás a ti mismo

Cuando viajamos, sea solos o acompañados, nos encontramos con situaciones que hay que solucionar en el momento y para las que, tal vez, pensemos que no estamos preparados.

Si nos acostumbramos a viajar jóvenes, esto ayudará a que sepamos resolver esas situaciones de una forma diferente que si nunca salimos de nuestra zona de confort. Solucionando diversos tipos de problemas y contratiempos aprenderás quién eres y cómo actúas ante situaciones adversas. Y eso te ayudará a forjar tu propia personalidad.

Madurarás, verás la vida de otra manera. Aprenderás muchas cosas, te sabrás desenvolver en diferentes contextos. En definitiva, aprenderás cómo eres de verdad, cuando aún estás a tiempo de poder cambiarlo.

silueta viajeros
Vía: pxhere.com

3. Conocerás gente de varias culturas

Cuando somos jóvenes somos más propensos a hacer amigos. O, al menos, a relacionarnos con la gente.

Viajar joven hará que conozcas a personas de todas las culturas, diferentes. Te enriquecerán con sus historias, te ayudarán a no perder el camino, a encontrarte. Aunque estés perdido. Porque a veces solo te encuentras cuando no tienes muy claro dónde vas.

Conforme nos hacemos mayores vamos perdiendo esa relación que nos une a los demás. Pero no pasará si nos acostumbramos desde temprano a entablar conversaciones con todo tipo de gente, sin cerrar demasiado el círculo. Aprenderás cosas que no te hubieras imaginado. Y al contrario, podrás compartir tus vivencias, experiencias y costumbres con todo tipo de gente. Será una relación ganar-ganar.

4. El dinero no importa

Qué error ese de pensar que se necesita mucho dinero para recorrer el mundo. Cuando somos jóvenes, esa parte no nos interesa tanto que cuando vamos creciendo y nos vamos acomodando.

Se puede (y se debe) viajar barato. Para introducirte en la cultura del país al que vayas debes aprender a vivir como ellos. A introducirte en su círculo y ser uno más. Sin lujos, sin pretensiones. Tan solo siendo tú mismo. No importa no llevar dinero siquiera para el taxi, coge el autobús público y comprueba y vive de primera mano cómo viajan las personas de la ciudad que estás visitando.

Si no puedes dormir en el hotel más caro de la ciudad, coge el más barato. O incluso prueba a vivir con los locales. En muchas ciudades te abrirán las puertas de su casa. Esta es la mejor forma de conocer de verdad cómo se vive en un lugar.

amigos viajeros
Vía: pxhere.com

5. El cuerpo aguanta mucho mejor

Esto es la causa del punto anterior. Somos mayores y nos acomodamos porque no somos capaces de seguir tanto el ritmo. Porque nuestro cuerpo va cambiando con la edad.

Sin embargo, cuando eres joven estás en la época de experimentarlo todo. No importa que algún día debas dormir en el suelo, pasarás una noche un poco mala pero la experiencia lo superará todo. O que tengas que pasar el día desplazándote a pie porque no tengas dinero para pagar el transporte. No importa nada.

Aguantarás. Porque tu cuerpo está acostumbrado a moverse. Porque no te costará tanto. Y podrás hacer largos viajes y caminatas sin sufrir demasiado. No dejes para mañana lo que puedas vivir hoy. Come, bebe, disfruta. Pégate una paliza y trae la mochila llena de historias que contar. Siempre con las mismas ganas que antes de emprender el viaje.

6. Aprenderás idiomas

Cuando somos jóvenes tenemos muchas más capacidad de aprendizaje. Inglés, francés… Ningún idioma se nos resistirá después de llevar un tiempo en el país que hayamos elegido.

Aunque ni siquiera es necesario, muchas veces es mejor emplear para comunicarse el idioma internacional: una gran sonrisa te abrirá todas las puertas con las que te encuentres.

🐱 TE PUEDE INTERESAR: ¿Es estrictamente necesario saber inglés para viajar?

Vive, aprende, relaciónate. No dejes que el idioma sea un obstáculo que no puedas derribar. No importa, realmente. Si dos personas están dispuestas a entenderse, cree en ti mismo, piensa que podréis hacerlo. Eso sí, apunta en tu cuaderno de viaje algunos deberes una vez emprendas la aventura: aprender, al menos, una palabra en el idioma de la ciudad a la que vayas. ¡Volverás cargado de conocimientos y experiencias!

chica aprendiendo idiomas
Vía: pxhere.com

7. Aprovecha tus descuentos

Si eres joven, además de viajar por menos dinero, podrás aprovechar infinitos descuentos. Seguro que tienes un carnet con el que pasar a sitios más barato o incluso gratis.

Además, en algunas ciudades europeas, como París, tendrás descuentos tan solo por ser menor de 26 años, sin necesidad de tener ningún tipo de carnet, tan solo tu documento de identidad europeo.

Busca, aprovecha las ofertas, muévete. No dejes de hacer cosas tan solo porque son caras. En algunas ocasiones no habrá mucho que hacer, pero inténtalo. Acércate y pregunta. En muchos lugares tendrás ofertas con tu carnet joven o por ser estudiante y solo te enterarás en el lugar de destino, pues muchas veces no aparecen en la información de la web.

8. Te sentirás libre

Cuando nos enfrentamos a nuevos retos, en otro país, en otra cultura, puede que comencemos algo perdidos. Pero no hay nada mejor que hacerlo para poder sentir de verdad la libertad.

Tú, tu mochila y un mapa. Verás que poco más hace falta para sentirte libre. No importa que seas más de montaña, de playa o de ciudad. Hay infinitos destinos que descubrir, por tierra, mar y aire que conseguirán dejarte boquiabierto.

Verás que en realidad somos minúsculos. Y más si nos comparamos con ciertos lugares, bien sean naturales o bien creados por el hombre. Podrás sentir el viento en la cara desde el Atlas en Marruecos o ponerte moreno al sol en un barco de Marsella. No importa desde donde, siempre y cuando sepas que es el lugar en el que quieres estar.

Comparte tu lecturaShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

One thought on “8 razones para viajar cuando eres joven”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Encarni Ortiz .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios www.one.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.